Retrato de la familia Argentina.


"El poeta argentino Leopoldo Lugones proclamó:
—¡Ha sonado, para bien del mundo, la hora de la espada!

Y así aplaudió, en 1930, el golpe de estado que instauró una dictadura militar.

Al servicio de esa dictadura, el hijo del poeta, el comisario Polo Lugones, inventó la picana eléctrica y otros convincentes instrumentos que él ensayaba en los cuerpos de los desobedientes.

Cuarenta y pico de años después, una desobediente llamada Pirí Lugones, nieta del poeta, hija del comisario, sufrió en carne propia los inventos de su papá, en las cámaras de torturas de otra dictadura.

Esa dictadura desapareció a treinta mil argentinos.

Entre ellos, ella. "
                                                                             Eduardo Galeano. Espejos. 

6 comentarios:

Jooa dijo...

Me gusta el tema que tocaste, Como que llego. me encanta tu blog lindu :)

Laquímicadelolvido. dijo...

Wooow, una entrada muy profunda.
Me encanto tu blog, te sigo ^^
Aquí te deje el mio:
http://laquimicadelolvido.blogspot.com/
Pásate y sígueme si quieres :)

Belu dijo...

"Esa dictadura desapareció a treinta mil argentinos." PERO COMO NO SON NADA DE ELLOS, A NADIE LE IMPORTA Y QUE EL PUEBLO SE JODA.

Cami.la dijo...

Lo que ellos dicen ? por supuesto que no importa. Pero allá cada uno :)
Me gusto tu blog, me causaron gracia algunas entradas Jajaja, muy divertido.

Un beso, que pases bien :)

Tame dijo...

Pah, no tengo nada para agregar. Grosa

Iris Castro García. dijo...

toma ya ! es genial